lunes, 9 de octubre de 2017

Nuestro Conuco




Este año no ha habido post de vacaciones. La causa ha sido una cámara perdida que nos ha dejado sin fotos aunque eso si, nos quedan unos buenísimos recuerdos de Rumania y en especial de Bucovina. La otra mitad de Conuco ha estado saboreando cada rincón de Lisboa y tiene muchas fotos (tarde o temprano llegará un post, no se cuándo, pero llegará un post de Lisboa).

Así que esta vez, el primer post del curso llega más tarde, pero llega, porque de vez en cuando nos gusta hablar de lo que se cuece en Conuco desde dentro, estirándonos en las palabras sin las limitaciones de facebook o Instagram y hoy queríamos contar que hoy hace ya nueve años que estamos conuqueando.
El miércoles, planificándonos y ajustando fechas (siempre empezamos así los cursos) nos dabamos cuenta de que hacía ya nueve años que empezamos, nueve años!!!!!! y nos parecía mucho, aunque se haya pasado volando. A veces nos cuesta compaginarlo todo y hay temporadas en los cuales los pedidos parece que no vayan a salir a tiempo, pero CUÁNTO AMAMOS CONUCO!.!!!
Hemos dado vueltas hasta encontrar una de las fotos del fin de semana en el que ideabamos ésto de conuquear y resulta que, aparte de los productos y proyectos realizados, las colaboraciones, el dinero ganado y la gente... que son importantes, lo que más pesa y ha hecho que siga y funcione, es que sea nuestro proyecto. Las dos creemos en Conuco con una ilusión compartida, buscando nuestra manera de recuperar o revalorizar aquello que nos gusta y que en muchos casos se está perdiendo.

Desde que ese fin de semana nos juntamos a idear, somos hermanas y socias, nos reímos mucho, nos damos ánimos, trabajamos mucho tiempo juntas, participamos en mercados y a la vez que pensamos en un packaging hablamos de nuestras cosas, nuestros niños se divierten durante nuestras reuniones y se benefician de estar juntos días enteros. Conuco es parte importante de esta etapa de nuestra vida y esperemos que dure siempre.
No sé como se verá Conuco desde fuera pero por dentro es ilusión, disfrute, mucho trabajo y cariño del bueno.

Gracias por todo!


jueves, 29 de junio de 2017

Maverick y su inseparable amigo


Hay historias que merecen un post y la de Maverick y su dragonchucho es una de ellas.
No solemos publicar las fotos que nos enviais con nuestros productos por temas de derechos, aunque si nos dais permiso para publicarlas lo haremos. Nos encaaaaaaanta!

Esta vez, los protagonistas y la historia son tan tiernos, que hemos sido nosotros los que hemos pedido permiso para publicar las fotos.

Uno de los protagonistas es, Maverik, un perro al que iban a sacrificar por haber nacido con una patita mal pero LadyMambö, que eso todo corazón, lo ha adoptado.

El otro protagonista es uno de nuestros dragonchuchos, propiedad de Lady Mambö y antiguo compañero de siestas de Mambo.



Ahora Maverik y nuestro dragonchucho se han convertido en compañeros inseparables. Mientras le preparan una silla de ruedas provisional para que pueda caminar, nuestro dragonchucho le sirve de apoyo.

Hemos colaborado, y seguimos colaborando con protectoras de animales. Nos da tanta pena ver a los a perros tan faltos de cariño que imaginar a Maverik tan mimado en una familia, a pesar de su problema, nos alegra enormemente y que nuestro dragonchucho le haga compañia aún más.

En la foto podéis ver a Maverick junto con su inseparable amigo de siestas, su dragonchucho, son o no son los dos 100% achuchables?

Gracias, Lady Mambo por haber compartido tu historia con nosotros :-)




viernes, 10 de marzo de 2017

Pasarela de burros.

burros
Parece que los burros no existan, que sean cosa del pasado, pero a nosotras nos gustan.
No entendemos por qué no hay más burros por ahí, se nos ocurren muchos motivos para valorar a estos animales.
      Uno: Son muy bonitos y listos.
      Dos: Ahora mismo son casi exóticos.
      Tres: Hay que aferrarse a ellos porque sabemos que hay razas que están en peligro de extinción.
     Cuatro: Llevan mucho tiempo ahí, han sido parte importarte en la vida de la gente que   nos ha precedido (sin ir más lejos a nuestra madre le encantaba el burro de su tía Salvadora).
      Cinco: Que te gusten no te convierten en pueblerino-a.
      Seis: Transportan.
      Siete: Tienen colores que combinan con todo ;-)
y sin duda podréis encontrar muchos más...

Mientras tanto, esperando a ver si se ponen de moda (en cuyo caso la gente empezará a comprar burros como compró cerdos vietnamitas) hay refugios que se encargan de preservarlos e iniciativas que hacen a los burros protagonistas. Una de ellas es la Exposición y Subasta anual de San Vitero, cuya decimonovena edición se realizará el próximo sábado 18 de marzo en el pueblo de San Vitero (Zamora).

Es una jornada dedicada a los Buches de Raza Zamorano Leonesa. Ese día, los burros desfilan por una pasarela, demuestran sus habilidades y participan en diversos concursos. Al final del día, al son de gaitas, se organiza  una ruta de senderismo con burros engalanados que termina con una merienda campestre. Un buen plan!!

Nos pilla lejos, así que nos quedamos con ganas de ir. Sin duda, a nosotras y a nuestros enanos  nos encantaría. Para los que estéis más cerquita, quizás podáis acercaros a ver a los burros y disfrutar de una jornada con vestigios del pasado. Una de esas cosas chulas que hay que preservar.

Podéis ver toda la programación aquí: http://www.aszal.com/paginas/inicio.php


jueves, 2 de marzo de 2017

A lo que nos gusta


Y además del carnaval, la vida social y los quehaceres obligatorios de la casa nos ha dado tiempo a hacer cosas de las que nos gustan.

Este ha sido un fin de semana productivo. Os dejamos fotos como prueba de ello:

Hemos preparado las tradicionales orejas de carnaval y hemos pintado de todo: un taburete, papeles estampados para forrar carpetas y un completo juego de té!. Cada una ha pintado su taza y su plato y, aunque teníamos un poco de miedo de como saldría del horno, la verdad es que ha quedado genial, os animo a probar.

Después, otra actividad que también nos gusta, estrenarlo tomando una taza de té del Davico acompañado por una oreja de carnaval. Qué buenas están las orejas!

(Si no recordais cómo eran las Orejas de Carnaval, podéis echar un ojo a la receta que ya publicamos hace un tiempo)